domingo, 27 de abril de 2014

GINKGO BILOBA BROTANDO...

Hola amigos.

Desde hace tiempo tenía ganas de tener un Ginkgo biloba, pero fué a raiz de leer esta entrada en el blog  de Beti, cuando me decidí a ir a por uno. El Ginkgo biloba,  también recibe los nombres de Árbol de las Pagodas o Árbol de Oro y en España, debido a su alto precio, también se le ha llamado árbol de los 40 escudos. Es la única especie viva de la familia de las Ginkgoáceas, árboles que dominaron la Tierra durante la era de los dinosaurios (jurásico y cretácico), por lo que se le considera un auténtico fósil viviente y el eslabón entre los helechos y las coníferas.

Es un árbol caduco, de crecimiento muy lento, como nos advertía Loli en su blog. De hecho, también recibe el nombre de árbol del abuelo y el nieto, porque lo inicia el abuelo y lo acaba el nieto. Tiene forma piramidal, el tronco es recto, de color gris ceniza  y con fisuras longitudinales. Debe su nombre a que sus hojas verdes y triangulares, de unos 7 cm, en forma de abanico abierto o mariposa, están divididas en dos lóbulos. En otoño presenta un magnífico color amarillo. Es una especie dioica, es decir, que tiene pies masculinos y pies femeninos. Para formar como bonsái se utilizan los pies masculinos. Aunque los estilos verticales son los más adecuados el ginkgo, es el único árbol con un diseño exclusivo para él: se cultiva en forma de llama. Para conseguir una ramificación abundante, es necesario cultivarlo desde semilla, lo cual hace el proceso mucho más lento. Carlos B, en su blog, nos enseñó un ejemplar muy interesante y nos contó la historia del  Ginkgo de Hiroshima.

Al no ser un bonsai comercial, me costaba encontrar uno, pero a finales  del verano pasado conseguí este pequeño plantón, proveniente de estaca, y cultivado por J.J. Montes desde hace cuatro años...



J.J. Montes me convenció para que me quedara con éste doble tronco, pues aunque tenía algunos más, en su opinión éste era el que tenía más posibilidades de diseño, especialmente para un novato como yo. 

Cuando es joven y debido a que produce una gran cantidad de hojas, hay que trasplantarlo al menos cada 2 años. Cuando madura, se trasplanta cada diez años.  Llevaba en esta maceta cuatro años, por lo que lo trasplanté a finales de enero, aunque lo correcto habría sido trasplantarlo en primavera. El ginkgo necesita un suelo profundo, por lo que elegí una maceta mayor, utilizando mi mezcla habitual de tierra vegetal y picón.  Lo ideal habría sido akadama más volcánica, pero ha respondido perfectamente. El ginkgo prefiere el pleno sol, aunque los ejemplares jóvenes o recién trasplantados hay que resguardarlos del sol intenso, por lo que estos meses ha estado un poco resguardado del sol de mediodía...



Deben llevarse a cabo importantes intervenciones en el aparato radical a principios de primavera, en el momento del engrosamiento de las yemas y antes de que la planta inicie su desarrollo. La poda de raíces debe realizarse en el momento de los trasplantes y con mucho cuidado ya que éstas son muy carnosas y poco numerosas. En un par de años, en el próximo trasplante, recortaré las raíces...

Es conveniente practicar una poda de estructura en invierno, cortando las ramas que estropean la silueta del árbol. Aprovechando que la pérdida de las hojas permitía ver mejor la estructura del árbol, eliminé las ramas que estorbaban.

Hay que ser cuidadosos con la poda y debe evitarse en las zonas más viejas, evitando especialmente las podas drásticas debido a sus problemas para cicatrizar las heridas de la poda, por lo que es conveniente utilizar, incluso en los cortes muy pequeños, algún tratamiento con pasta selladora.  Las ramas se podan en primavera, en el momento del trasplantado. Hay que quitar las ramas que no sean necesarias, podando las otras ramas en aproximadamente 1/3 de su longitud.  

A finales de febrero, enseñando el verde y a punto de brotar...


Desarrolla dos tipos brotes que generan ramas largas y cortas, lo que hay que tener en cuenta a la hora de la poda, ya que las ramas cortas crecen sólo unos milímetros por año, lo necesario para los brotes nuevos del año siguiente. En el caso de las ramas largas, las hojas son alternas y en las ramas cortas aparecen al final de éstas en forma de ramillete. 

Con la llegada del calor, la brotación se ha disparado...



Es conveniente eliminar por despuntado todos los brotes no deseables que aparezcan en el tronco y las grandes ramas, despuntando los brotes de los extremos y eliminando 2 ó 3 hojas por rama. Cuando aparece una segunda generación de yemas, se despuntan y eliminan uno o dos pares de hojas. Después del segundo despuntado se dejan desarrollar los brotes nuevos, cortando las hojas tan pronto hayan endurecido sobre la rama.

No se aconseja defoliar pues obliga al árbol a sobreesfuerzos y no se consigue reducir el tamaño de la hoja. Como no vale la defoliación, el único método recomendable para reducir las hojas consiste en una buena exposición al sol en primavera (con poca luz las hojas son más grandes), acompañada de riegos moderados durante la misma época (más agua, más crecimiento). Los riegos deben ser a fondo y frecuentes (en verano puede necesitar dos riegos diarios), cuando la superficie de la tierra comienza a secarse y evitando tanto el encharcamiento permanente de la tierra como dejarla totalmente seca. Agradece el rociado a fondo del árbol desde mediados de primavera hasta principios de otoño, para limpiar el tronco, las ramas y las hojas del polvo.

Aunque le queda mucho camino por recorrer,creo haber acertado con la elección de este plantón y me gusta el resultado de la pequeña poda estructural que le hice en invierno. 




En definitiva, otro proyecto humilde pero ilusionante para el jardín de ishi kasai...

Saludos



viernes, 18 de abril de 2014

EXPERTO EN BONSAIS EN TVE-C. SIN COMENTARIOS...

Hola amigos.

El pasado viernes, un amigo me envió el enlace de una entrevista que había visto en TVE-C, en la cual entrevistaron a un "experto" en bonsais.. Además, el "experto" en cuestión, es el propietario del mayor vivero de la isla. Sus comentarios y consejos  no tienen desperdicio.

Les recomiendo que vean este video...

video
 

Sin comentarios...

Saludos

domingo, 6 de abril de 2014

LEPTOSPERMUM SCOPARIUM Ó ÁRBOL DEL TÉ NEOCELANDÉS...

Hola amigos

Hace un par de semanas, en otra visita a un vivero próximo a mi domicilio, encontré una pequeña maceta que contenía un pequeño arbolito, de apenas 15 cmts. de altura y llena de unas pequeñas hojas puntiagudas. Tenía algunas flores que parecían rosas en miniatura. La corteza del pequeño tronco tenía ya aspecto envejecido. La etiqueta ponía Leptospermum scoparium.


Nada más llegar, me puse a buscar información por internet y descubrí que el Leptospermum scoparium ó Árbol del té neocelandés es un arbusto nativo de Nueva Zelanda, Australia y Malasia. Tiene fama de ser la última moda en bonsais complicados, pero que reúne todas las características para ser cultivado como bonsai, especialmente como shohin o mame. Traducido al Roman Paladino quiere decir que tiene tronco de aspecto envejecido, multitud de preciosas flores diminutas y hojas perennes, pequeñas y puntiagudas, pero que desgraciadamente conseguir que sobreviva es complicado, a menos que seamos capaces de reproducir fielmente sus condiciones climatológicas de origen. Vamos, que otro reto para mi colección. 

Necesita mucha luz y temperaturas nunca inferiores a -15ºC, pero es el riego el que entraña más riesgos. El substrato tiene que estar uniformemente húmedo, por lo que no se debe dejar secar mucho entre riegos. De hecho, la falta de agua es la manera más fácil de matarlos, cosa que puede suceder en cuestión de horas. Pero esto no es lo peor, pues son especialmente susceptibles a la podredumbre de raíces, por lo que necesitan un substrato drenante, pero que al mismo tiempo conserve la humedad. 


Este sábado lo trasplanté. Dado el pequeño tamaño de las raíces lo ideal habría sido plantarlo en una mezcla de picón y akadama de grano fino, pero, como no tenía akadama, utilicé una mezcla de mi substrato habitual (tierra vegetal y picón) a la que le añadí una buena cantidad de corteza de pino,que venía en la maceta original.  Es recomendable hacer una poda ligera de raíces en cada trasplante. Simplemente recortar las raíces del fondo y laterales, sin intentar desenredarlas. En el siguiente trasplante se puede recortar una pequeña zona lateral del pan de raíces. El cepellón puede ir reduciéndose de esta forma, poco a poco. A veces se recomienda trasplantar a finales de invierno antes de que comience el nuevo crecimiento...


El nuevo crecimiento debe pinzarse tanto como se necesite. Hay que tener especial cuidado durante la poda, ya que raramente brotan de madera vieja. Cortar más allá de las últimas hojas de una rama probablemente significará su muerte. Los Leptospermum responden bien al alambrado, pero trasplantar, podar y alambrar debe realizarse en momentos diferentes para no estresar a la planta.

Un ligero recorte...


Y así quedó, en una maceta de entrenamiento, donde estará un par de años...



Decir que en Canarias el clima es similar al de Australia, Nueva Zelanda o Malasia puede parecer una broma, pero tengo la sensación de que con algunas precauciones puedo conseguir que al menos sobreviva una temporada. De momento, resiste...

Saludos
.