sábado, 1 de noviembre de 2014

HASTA SIEMPRE AMIGO... (II)

Hola amigos.

Llevo varios meses sin postear y sinceramente lo estaba echando de menos. Podría buscar mil excusas, pero lo cierto es que no tenía nada nuevo que contar, al menos nada bueno. Aunque no he participado en vuestros blogs, los he seguido leyendo con atención y eso me ha hecho mantener la ilusión por este mundillo.

Han sido unos meses complicados, de mucho trabajo y poco tiempo libre.  He sufrido muchas pérdidas en este tiempo, especialmente durante el verano. Es evidente que no he sabido darles los cuidados necesarios, pero unas veces por falta de atención y otras por exceso, lo cierto es que he perdido un montón de árboles. La conclusión principal es que no tengo los conocimientos ni el tiempo necesarios siquiera para mantener vivos a tantos árboles. 

Desde el inicio de la primavera he perdido este Carmona...


Este plantón de Chamaecyparis...


Esre Citrus shohin...


Este Evonimus...


Este Leptospermun scoparium...


Este bonito Phyllantus...


Y una Potentilla fruticosa...


No me diréis que no es para desanimarse..., pero lo cierto es que como única conclusión positiva es que tengo más o menos claras las causas de cada una de estas pérdidas. 

En el caso del Carmona y del Citrus, sin duda fué la falta de paciencia y el exceso de manipulación los que dieron al traste con los dos. Con el Chamaecyparis, tuve la brillante idea de cambiarlo de sitio a finales de primavera con la intención de sombrearlo un poco durante el verano, pero no tuve en cuenta que manteniendo el mismo nivel de riego y al faltarle sol, el substrato no acababa de secarse entre riego y riego, por lo que las raíces se pudrieron. En el caso del Evonimus, sin duda se me secó. Me despisté con el riego una semana con los árboles de una esquina del jardín y este pequeño plantón no lo resistió. Idéntica suerte corrieron dos pequeños Tejos. Todo lo contrario me pasó con el Phyllantus y con la Potentilla fruticosa, que tengo la casi seguridad que sufrieron mi desconocimiento de los cuidados de la especie y de las condiciones de riego. Con el Leptospermun scoparium,  creo que la causa fué una incorrecta manipulación de las raíces durante el trasplante a una maceta mayor, pues nunca se recuperó del trasplante.

Sin duda, la mayor parte de estas pérdidas se debe a un error de base y es que un novato como yo debería limitarse a árboles fáciles de mantener y preferiblemente autóctonos. Es cierto que no eran árboles de gran valor, pero eran proyectos ilusionantes que no he sabido mantener. Las compras compulsivas por internet, además de ser caras me generan una gran frustración cuando no llegan los resultados esperados.

Tengo que replantearme la afición. En ningún caso me planteo abandonar, se trata simplemente de aplicar el sentido común y no tratar de abarcar más de lo que puedo. Es totalmente inviable tener alrededor de cien proyectos en mi jardín, cuando no tengo ni el tiempo ni los conocimientos necesarios para sacarlos adelante. Tengo que buscar el tiempo necesario para formarme y no fiarlo todo a la búsqueda de información por internet. He decidido deshacerme de todos los plantones, esquejes, palos, semilleros... y dedicar todo mi tiempo y esfuerzo a los proyectos que tengo más avanzados. 

Voy a intentar concentrar todos los árboles en una zona concreta del jardín que estoy adecentando a tal efecto, para facilitar el riego y los cuidados.

Aún así, algunos proyectos progresan adecuadamente. Los ficus, los acebuches, las sabinas, los lentiscos, la cuphea, el cotoneaster, la pyracantha,la nandina, las azaleas, el gynkgo,  los acebos, la serissa, el mirto, el podocarpo...tienen un aspecto fantástico, por lo que me reafirmo en lo anteriormente dicho. Salvo excepciones, se acabaron las compras por internet, las especies importadas y los árboles complicados.  

Para terminar, un par de fotos de los supervivientes: 

El Gynkgo ha brotado y aunque ahora mismo está empezando a amarillear, parece que se ha adaptado a mi jardín...


 Las azaleas tiran de lo lindo y varias están floreciendo...


HASTA SIEMPRE AMIGO...

Decía al princicio del post que habían sido unos meses complicados. En lo personal lo más duro fué la pérdida de Bartolo, mi otro perro. Se ha ido el más leal de los compañeros y un perro magnífico, sin duda el mejor que he tenido. Un perro noble, cariñoso y para nosotros irrepetible.


Este fantástico boxer llevaba con nosotros casi doce años y estaba muy enfermo desde hace unos meses. Ha sido un final muy duro para todos y todavía me parece escucharlo llamándome o despertándome por las mañanas.

Esta foto, con su inseparable amigo Pancho  que murió el año pasado, nos acompará siempre a toda la familia.



Gracias por todo, hasta siempre amigo...