domingo, 1 de febrero de 2015

FICUS NERIIFOLIA DE REGALO...

Hola amigos

En esta primera entrada del año, quería presentarles mi última adquisición. Un Ficus neriifolia ó más correctamente Ficus salicifolia. Había leído sobre ellos en Alisios Bonsai y llevaba tiempo detrás de uno. 

Aunque me había propuesto no incorporar más inquilinos a mi jardín, en la visita a la Expo de Puerto de la Cruz, había un bonito ejemplar y Martín me explicó que se adaptaría perfectamente a mi jardín. Primero porque es un ficus y en mi lista de bajas todavía no figura ninguno y segundo porque al ser una especie tropical, las condiciones climatológicas de Canarias le vienen perfectamente. Además, esta especie tiene la particularidad de que forma rápidamente un hermoso nebari y puede vivir con muy poco substrato. 

Es una especie muy apta par bonsási o minibonsái, pues crece rápidamente y desarrolla con cierta facilidad raíces aéreas, característica propia del bonsái tropical. Necesita mucha luz, pero evitando el sol directo sobre todo en verano, y le gustan los ambientes húmedos por lo que en los días de calor conviene pulverizarlo. No le gustan los cambios de luz y temperatura y no tolera las heladas, por lo que, a priori, reúne todos los condicionantes para convertirse en nuevo inquilino de mi jardín.

Así pues, en una visita de aprovisionamiento al Centro de bonsai El Valle,  durante  las pasadas navidades, me encontré de bruces con un pequeño ejemplar de alrededor de séis años, cultivado por J.J. Montes...



Está plantado en una mezcla de akadama y picón, elaborada por J.J. Montes y tiene suficiente maceta para desarrollarse un par de años.  Como necesita poco substrato, el próximo año lo trasplantaré a una maceta más baja.


Se reproduce fácilmente mediante estacas durante el verano aunque según Martín ( y a a él se le da muy bien esta técnica), se reproduce con bastante éxito por esquejes de raíz. Cuando llegue el calorcito, intentaré sacar un par de esquejes y trataré de esquejar la raíz que le sale a media altura, a la izquierda del tronco.

No es lo más bonito que hay en bonsái,  pero como dice Martín, es "diferente"...

Saludos