viernes, 27 de enero de 2017

ANTES DE ENTRAR, DEJEN SALIR...

Hola amigos

Un error habitual entre los novatos del bonsái, especialmente al principio de  nuestra  afición,  consiste en acumular y acumular árboles, plantones, esquejes, prebonsáis y bonsáis como si no hubiera un mañana y yo, lógicamente no iba a ser menos. Hubo un momento en que en mi jardín tenía alrededor de cien arbolitos - palos en su mayoría - a los que dedicaba mucho tiempo y ninguno estaba atendido como se merecía.

Fué en la primera visita de Salva cuando definitivamente comprendí que iba por el camino equivocado. Tener buenos árboles requiere de tiempo, esfuerzo y dedicación. Lo ideal es revisarlos a diario, para ver si tienen falta de agua o si les ha entrado alguna plaga, pero si por falta de tiempo nos dedicamos solamente a regar cada dos o tres días, de forma rápida y sin apenas prestarles atención es cuando nuestros proyectos se estancan y empiezan a aparecer los problemas. Cada especie tiene su calendario y sus cuidados son diferentes. Hay que regar, abonar cuando toque, fumigar, alambrar, desalambrar, podar, trasplantar cada dos o tres años y para todo esto disponemos de un tiempo determinado a repartir entre todos nuestros proyectos.

El tiempo que dedicamos a proyectos que no van a ninguna parte se lo quitamos a aquellos que tienen ciertas posibilidades de convertirse en proyectos interesantes de futuro. Eso sin contar el dinero que gastamos en macetas, abono, sustratos, alambres... y las frustraciones que nos genera la muerte de nuestros bonsáis ó en el mejor de los casos,  comprobar que no evolucionan o avanzan como deberían. No debemos tener ni un sólo árbol más de los que podamos atender en condiciones...

El caso es que siguiendo los consejos de Salva, me propuse reducir drásticamente mi colección y ya en una primera fase, durante el pasado verano, regalé varios ejemplares. Concretamente varias Sabinas canarias, Acebuches, Lentiscos, un Podocarpo, un Tejo, una Operculicaria, una Serissa y algunos más que ahora no recuerdo y que repartí entre algunos amigos y compañeros de afición, quedándome con alrededor de treinta árboles, pero aún así, seguían siendo muchos.  
En una segunda fase y como estrategia a seguir en el futuro me planteé  deshacerme de dos árboles por cada uno nuevo que fuese a comprar  y como las pasadas Navidades tenía un Gynkgo biloba y un Nejikan en camino, decidí poner a la venta varios de mis arbolitos. Concretamente elegí cuatro de tamaño Shohin, de mayor calidad que los primeros y que había comprado a través de internet. Llevaban entre tres y cinco años conmigo y les tenía mucho cariño pues los había trabajado y encaminado durante algunos años, pero tenía que elegir y elegí a éstos...

El primero de ellos fué este bonito shohin de Cotoneaster horizontalis....


En segundo lugar esta pequeña Higuera...


En tercer lugar esta Metasequoia...


Y por último esta pequeña Pyracantha...


Lógicamente como tenía prisa por hacer hueco en mi jardín a los nuevos inquilinos, tenía que ponerlos a la venta a un precio razonable, incluso me atrevería a decir que casi simbólico pues  los potenciales compradores debían vivir en la isla a la que ya estaban perfectamente aclimatados. Como el mercado aquí es muy pequeño o eso pensaba yo, me propuse regalarlos si antes de que llegasen los nuevos no conseguía venderlos pero el caso es que puse un anuncio en un portal de internet y en apenas una semana los vendí todos. 

P.D. Con la venta de estos árboles no gané ningún dinero, al contrario, los vendí por debajo de lo que me costaron en su día, pero he conseguido dos objetivos: reducir mi colección mejorando la calidad de la misma con los nuevos inquilinos y sumar nuevos aficionados a este mundo del Bonsái.

Saludos

jueves, 19 de enero de 2017

EXPOSICIÓN DE BONSÁI DE PARLA...

Hola amigos

Los pasados días 13-14 y 15 de enero el Club Amigos del Bonsai de Parla organizó la II Exposición Benéfica de Bonsai, cuyos beneficios iban destinados íntegramente a la Asociación Parque de las Sonrisas. Esta magnífica iniciativa ha ido acompañada de unos árboles de una calidad inmensa y según cuentan los que han tenido la suerte de asistir, lo mejor que se ha visto desde Alcobendas.

Desgraciadamente la distancia nos impide asistir a éste y otros eventos que se celebran en la Península pero tenemos que agradecer el trabajo del compañero A.M. del blog  AM Bonsái quién nos acercó la exposición a través de un magnífico reportaje que colgó en su blog.

Además hemos tenido la suerte de contar con este vídeo de extraordinaria calidad,  realizado por Diego Albarrán, del blog Caminando entre bonsáis y que ha subido a su canal de Youtube, al que os recomiendo que os suscribáis.  

Merece la pena verlo.



Saludos

sábado, 14 de enero de 2017

ULLASTRE: TRASPLANTE Y CAMBIO DE FRENTE...

Hola amigos.

Aunque ya haya salido un par de veces en el blog, este Ullastre no había podido ser presentado en sociedad hasta hoy. Este árbol es muy importante para mí, porque significó el comienzo de una nueva etapa, con la que pretendía dar  un salto de calidad en mi colección. Siguiendo los consejos de Salva, del blog  Pasión por el bonsái decidí apostar por árboles de calidad ó proyectos ya avanzados frente a los plantones de vivero ó los habituales bonsáis comerciales de grandes superficies que cultivaba en mi jardín. 

Llegó a mis manos hace ya casi dos años, a través de  Salva, y creo que es uno de los mejores árboles de mi colección, o al menos de los que más futuro tiene.

Así era la primera foto que me enviaron...


Como se puede apreciar, tiene un buen nebari, conicidad, movimiento, una preciosa madera muerta ya trabajada y el anterior propietario había conseguido una ramificación muy buena. Además venía plantada en una preciosa maceta hecha a medida, por Mª José González. El flechazo fué instantáneo y enseguida cerramos un acuerdo...

Al poco tiempo de llegar a mi jardín sufrió una plaga de cochinilla lapa que solucioné con un cepillo, alcohol de quemar y mucha paciencia ...


 Aquí se puede apreciar mejor...


Era una especie desconocida para mí y creo que descuidé un poco su riego, confiando en que los ullastres necesitaban poca agua y volvió a sufrir otra plaga, en este caso de cochinilla algodonosa que le hizo perder algo de verde.

Ya desde la primera vez que Salva lo vió, me aconsejó el cambio de frente porque desde el actual no se veía el nacimiento de la vena viva, por lo que había que corregirlo. En verano daba muestras de tener el substrato degradado por lo que decidí trasplantarlo aprovechando la siguiente visita de Salva, a finales de diciembre...


Nos pusimos manos a la obra y se le hizo una limpieza de raíces, un ligero pinzado y se alambró para colocar las ramas para adaptarlas al nuevo plantado. Utilizamos la mezcla habitual de akadama y picón y  se recubrió con musgo Sphagnum para no correr riesgos...



 Aquí se ve mejor el nuevo frente...


  Así estaba esta mañana...


P.D. Aunque ya he controlado la plaga de cochinilla algodonosa y la de cochinilla lapa ya es historia, tengo que ser más estricto con la prevención de plagas. Un tratamiento fitosanitario preventivo y un correcto abonado evitan la aparición de hongos y plagas y garantizan la correcta salud de nuestros bonsáis. Me lo apunto...
  
 Saludos

domingo, 8 de enero de 2017

KEISHA EN GRAN CANARIA II

Hola amigos

Estas Navidades y como ya viene siendo habitual en los últimos años cada vez que viene a Gran Canaria,  he recibido de nuevo en casa la visita de Salva, del blog  de Keisha.

La que comenzó siendo una relación de camaradería a través de nuestros blogs como con muchos de ustedes, se ha convertido, o así lo considero yo,  en una relación de verdadera amistad. Sin duda alguna, ha sido una influencia muy positiva y de no ser por él continuaría perdido en este mundillo. 

Como siempre, Salva venía con las ideas bien definidas y los trabajos perfectamente planificados, por lo que teníamos que aprovechar la jornada. 

Una cosa que he aprendido es que los calendarios de trabajo en Canarias no sirven para mucho y que son los propios árboles los que nos indican cuando pueden ser trasplantados. Pese a estar a finales de diciembre, teníamos temperaturas superiores a los 20ºC y muchos árboles estaban empezando a brotar y otros estaban ya hinchando yemas, por lo que estábamos decididos a hacer varios trasplantes. Había mucho trabajo por hacer y desde muy temprano nos pusimos manos a la obra.

Empezamos por un precioso Ullastre, que compré hace un par de años por recomendación suya. Tenía el substrato agotado y le costaba mucho drenar, por lo que había que trasplantar cuanto antes.


A continuación nos pusimos con la Duranta, que también tenía el substrato agotado y pedía un trasplante a gritos. Aproveché para cambiarle el frente, pero esto lo contaré detenidamente en una próxima entrada...


Si bien en anteriores visitas era Salva el que trabajaba mientras yo me limitaba a observar atentamente, en esta ocasión y ante la mirada atenta del "Maestro" el trabajo lo realizamos al alimón. Mientras el trasplantaba el ullastre, yo desalambraba la Duranta y le hacía una poda de aclareo y mientras el seleccionaba ramas en el Nejikan ...

  
 yo trasplantaba mi nuevo Gynkgo...


También hubo tiempo para seleccionar ramas e injertar un nuevo ápice a mi Ficus Cobaya...




Como ven, no hemos tenido tiempo para aburrirnos y ya tengo ganas de que Salva vuelva a Gran Canaria, para volver a disfrutar de una nueva jornada de bonsái entre amigos.

P.D.Estos dos últimos árboles, el Granado Nejikan y el Gynkgo Biloba, llegaron a casa en forma de regalo de Navidad hace apenas una semana y los presentaré en sociedad convenientemente de forma individual en próximas entradas del blog, explicando detalladamente los trabajos que se les ha hecho.

Saludos