domingo, 19 de marzo de 2017

NEJIKAN I...

Hola amigos.

El árbol que les presento hoy llegó al jardín de Ishikasai hace poco más de un año. Fué una recomendación de mi amigo Salva y nada más verlo se produjo el flechazo. Llevaba tiempo detrás de un Granado Nejikan y éste tenía todo lo que estaba buscando: gran porte, primera formación definida y trabajo por hacer, en definitiva un proyecto a largo plazo...

Esta fué la primera foto que recibí...


Tenía buen movimiento, el tronco giraba sobre si mismo (característica de los Granados Nejikan) y tenía también una buena conicidad. El precio me pareció bueno y al día siguiente estaba en Correos, camino de Gran Canaria. El problema es que en Correos no se toman muy en serio el tema de los plazos de entrega y lo que es peor, parece que no leen con la suficiente claridad los anuncios de frágil en los paquetes, por lo que me llevé una desagradable sorpresa. Así estaba cuando abrí el paquete, unos días después...


Es una pena porque venía en una bonita maceta yixing esmaltada de color vino, pero lo peor es que partió el ápice y varias ramas. Aunque le tocaba trasplante me hubiese gustado mantenerlo en la misma maceta y hacerlo un par de meses más tarde, pero tuve que hacerle un trasplante de urgencia. Afortunadamente tenía guardada una maceta de entrenamiento de gran tamaño y me había sobrado akadama de los trasplantes del año, por lo que esa misma tarde lo trasplanté...


Fué un trasplante muy ligero, eliminar la tierra que sobraba y sin apenas tocar las raíces. Básicamente sacarlo con cuidado de la maceta rota y meterlo en la nueva rellenando con akadama los huecos. A principios del invierno pasado lo trasplanté a una maceta más adecuada, una yixing sin esmaltar con bastante profundidad, pues tenía que mejorar el sistema radicular...


En este trasplante utilicé mi mezcla habitual de akadama y picón y lo empecé a abonar con Hanagokoro y el resultado fué impresionante. Estaba claro que se había adaptado al clima de Gran Canaria...

 
Ya en junio le eliminé todos los brotes verticales y los chupones habituales en los granados . Le hice un ligero alambrado y le dejé la que iba a ser la nueva estructura. Traté de definir un nuevo ápice pero no terminó de tirar...


 
Este pasado otoño lo aboné fuertemente y se ha vuelto a disparar.  Ahora sí que parece que el ápice ha tirado con fuerza. Toca de nuevo selección de brotes y ramas, alambrar y eliminar todo lo que sobra. Así estaba esta mañana...


P.D. En vista de lo bien que se había adaptado a mi jardín, en las pasadas navidades me hice con otro ejemplar de Nejikan, más avanzado y que compré a un compañero de afición de Tenerife. Lo presentaré en una próxima entrada. 

Saludos