lunes, 29 de diciembre de 2014

UN REGALO DE EXPOSICIÓN...

Hola amigos.

A principios de diciembre, en el puente de la constitución, se celebró la XIX edición de la exposición de bonsai de Puerto de la Cruz, por lo que aproveché  para darme un salto a Tenerife y visitarla.

Llevaba mucho tiempo deseando asistir pero por uno u otro motivo no me había sido posible. Así que en compañía de dos buenos amigos, Jacinto y Juan Antonio, y aprovechando mi cumpleaños, decidí regalarme este viaje a Tenerife. Quería asistir por varios motivos pero principalemente por dos: conocer en persona al maestro Martín C. Rodríguez y poder contemplar de cerca sus bonsais diferentes. Me quedé con las ganas de conocer en persona a José Acuña, el otro maestro tinerfeño, pero no coincidí con él, una lástima...
    
La exposición, como no podía ser de otra manera estando Martín por medio, estuvo genial. Desde el cartel de la muestra hasta la puesta en escena, las presentaciones, las etiquetas... Todo perfecto, hasta el más mínimo detalle.

Aunque Martín en su blog ya ha publicado varios reportajes de excelente calidad, no podía resistirme a colgar algunas fotos de la exposición.

En primer lugar, un Tamarix de Martin C. Rodríguez...


Una Portulacaria o árbol de Jade, de Martin C. Rodríguez...



Una fantástica buganvilla, de Martin C. Rodríguez...



Una impresionante Ulmus parvifolia en cascada, proveniente de esqueje de raiz, de de Martin C. Rodríguez...



Otra buganvilla de Martin C. Rodríguez...



¿les suena este ciruelo del natal en kurama?



¿y éste otro acebuche?



Otro más...


 Otra buganvilla...



Marcos Real, alumno aventajado, colaborador y amigo de Martin C. Rodríguez, me acompañó por todo el recorrido explicándome todos los detalles de la exposición. Merece la pena conocer a gente así les estoy muy agradecido...

Esta fantástica buganvilla es obra de Marcos Real...



Otra buganvilla de Marcos Real...



 Una Carissa grandiflora o ciruelo del natal,  también de Marcos Real...



Me sorprendió el nivel de algunos trabajos, como esta sabina china de Cristina Masot...




Este Mirto en cascada de Carolina Martínez...


 o este Callistemo, también de Carolina Martínez...


o esta Picea, también de Carolina...


  Un fantástico ejemplar de Pino negro de Centro bonsai Tenerife...


 Una presentación de Centro Bonsai Tenerife...



 Otro bonito pino negro japonés...


 Me gustó mucho este Eleagnus, de gran porte, de José Manuel...


Este cotoneaster creo que es de Cristina Masot...



Un ficus nerifolia de Rafael Afonso...



Un bonito ejemplar de Portulacaria, también de Rafael Afonso...



Este fantástico olmo,de Rafael Afonso,  de aspecto muy natural, me pareció espectacular...



Una bonita Duranta, de Diana Medina



Este impresionante olmo, de Emilio Crespi, me pareció de lo mejorcito de la exposición...



Un bosque de ficus de Guillermo Socas...



O este bonito Pino negro, también de Guillermo Socas...


O esta bonita sabina, (Juniperus formosana) también de Guillermo Socas...



 Me llamó la atención esta Schefflera de Manuel Marín...



No estoy seguro, pero creo que este es un olmo chino de Emilio Crespi. Mis disculpas si me equivoco...



Un ficus benjamina de Juan Tomás Martín...



Este impresionante ejemplar, de Juan Tomás Martín, es un Abrofano hembra (Santolina Chamaeciparis)



Esta bonita composición, también de Juan tomás Martín...



Otro tamarix, de Juan Tomás Martín...
 

Este pitanguero, pertenece a Emilio Crespi...



No podía faltar un stand con las macetas de Martín C. Rodríguez. Impresionantes...



Martín, conocedor de mi debilidad por sus craquelados, me obsequió con una preciosidad de maceta. La foto no es muy buena, pero les aseguro que al natural es preciosa, un auténtico regalo de exposición. Espero poder rellernarla pronto con algo que esté a la altura...




P.D.  Les puedo asegurar, que si en la distancia y a través de su blog, los árboles de Martín gustan, al natural son aún mejores. Martín es un tipo fantástico ,atento y cercano, ha sido un placer conocerlo en persona.

Felices Fiestas

sábado, 1 de noviembre de 2014

HASTA SIEMPRE AMIGO... (II)

Hola amigos.

Llevo varios meses sin postear y sinceramente lo estaba echando de menos. Podría buscar mil excusas, pero lo cierto es que no tenía nada nuevo que contar, al menos nada bueno. Aunque no he participado en vuestros blogs, los he seguido leyendo con atención y eso me ha hecho mantener la ilusión por este mundillo.

Han sido unos meses complicados, de mucho trabajo y poco tiempo libre.  He sufrido muchas pérdidas en este tiempo, especialmente durante el verano. Es evidente que no he sabido darles los cuidados necesarios, pero unas veces por falta de atención y otras por exceso, lo cierto es que he perdido un montón de árboles. La conclusión principal es que no tengo los conocimientos ni el tiempo necesarios siquiera para mantener vivos a tantos árboles. 

Desde el inicio de la primavera he perdido este Carmona...


Este plantón de Chamaecyparis...


Esre Citrus shohin...


Este Evonimus...


Este Leptospermun scoparium...


Este bonito Phyllantus...


Y una Potentilla fruticosa...


No me diréis que no es para desanimarse..., pero lo cierto es que como única conclusión positiva es que tengo más o menos claras las causas de cada una de estas pérdidas. 

En el caso del Carmona y del Citrus, sin duda fué la falta de paciencia y el exceso de manipulación los que dieron al traste con los dos. Con el Chamaecyparis, tuve la brillante idea de cambiarlo de sitio a finales de primavera con la intención de sombrearlo un poco durante el verano, pero no tuve en cuenta que manteniendo el mismo nivel de riego y al faltarle sol, el substrato no acababa de secarse entre riego y riego, por lo que las raíces se pudrieron. En el caso del Evonimus, sin duda se me secó. Me despisté con el riego una semana con los árboles de una esquina del jardín y este pequeño plantón no lo resistió. Idéntica suerte corrieron dos pequeños Tejos. Todo lo contrario me pasó con el Phyllantus y con la Potentilla fruticosa, que tengo la casi seguridad que sufrieron mi desconocimiento de los cuidados de la especie y de las condiciones de riego. Con el Leptospermun scoparium,  creo que la causa fué una incorrecta manipulación de las raíces durante el trasplante a una maceta mayor, pues nunca se recuperó del trasplante.

Sin duda, la mayor parte de estas pérdidas se debe a un error de base y es que un novato como yo debería limitarse a árboles fáciles de mantener y preferiblemente autóctonos. Es cierto que no eran árboles de gran valor, pero eran proyectos ilusionantes que no he sabido mantener. Las compras compulsivas por internet, además de ser caras me generan una gran frustración cuando no llegan los resultados esperados.

Tengo que replantearme la afición. En ningún caso me planteo abandonar, se trata simplemente de aplicar el sentido común y no tratar de abarcar más de lo que puedo. Es totalmente inviable tener alrededor de cien proyectos en mi jardín, cuando no tengo ni el tiempo ni los conocimientos necesarios para sacarlos adelante. Tengo que buscar el tiempo necesario para formarme y no fiarlo todo a la búsqueda de información por internet. He decidido deshacerme de todos los plantones, esquejes, palos, semilleros... y dedicar todo mi tiempo y esfuerzo a los proyectos que tengo más avanzados. 

Voy a intentar concentrar todos los árboles en una zona concreta del jardín que estoy adecentando a tal efecto, para facilitar el riego y los cuidados.

Aún así, algunos proyectos progresan adecuadamente. Los ficus, los acebuches, las sabinas, los lentiscos, la cuphea, el cotoneaster, la pyracantha,la nandina, las azaleas, el gynkgo,  los acebos, la serissa, el mirto, el podocarpo...tienen un aspecto fantástico, por lo que me reafirmo en lo anteriormente dicho. Salvo excepciones, se acabaron las compras por internet, las especies importadas y los árboles complicados.  

Para terminar, un par de fotos de los supervivientes: 

El Gynkgo ha brotado y aunque ahora mismo está empezando a amarillear, parece que se ha adaptado a mi jardín...


 Las azaleas tiran de lo lindo y varias están floreciendo...


HASTA SIEMPRE AMIGO...

Decía al princicio del post que habían sido unos meses complicados. En lo personal lo más duro fué la pérdida de Bartolo, mi otro perro. Se ha ido el más leal de los compañeros y un perro magnífico, sin duda el mejor que he tenido. Un perro noble, cariñoso y para nosotros irrepetible.


Este fantástico boxer llevaba con nosotros casi doce años y estaba muy enfermo desde hace unos meses. Ha sido un final muy duro para todos y todavía me parece escucharlo llamándome o despertándome por las mañanas.

Esta foto, con su inseparable amigo Pancho  que murió el año pasado, nos acompará siempre a toda la familia.



Gracias por todo, hasta siempre amigo...


domingo, 27 de abril de 2014

GINKGO BILOBA BROTANDO...

Hola amigos.

Desde hace tiempo tenía ganas de tener un Ginkgo biloba, pero fué a raiz de leer esta entrada en el blog  de Beti, cuando me decidí a ir a por uno. El Ginkgo biloba,  también recibe los nombres de Árbol de las Pagodas o Árbol de Oro y en España, debido a su alto precio, también se le ha llamado árbol de los 40 escudos. Es la única especie viva de la familia de las Ginkgoáceas, árboles que dominaron la Tierra durante la era de los dinosaurios (jurásico y cretácico), por lo que se le considera un auténtico fósil viviente y el eslabón entre los helechos y las coníferas.

Es un árbol caduco, de crecimiento muy lento, como nos advertía Loli en su blog. De hecho, también recibe el nombre de árbol del abuelo y el nieto, porque lo inicia el abuelo y lo acaba el nieto. Tiene forma piramidal, el tronco es recto, de color gris ceniza  y con fisuras longitudinales. Debe su nombre a que sus hojas verdes y triangulares, de unos 7 cm, en forma de abanico abierto o mariposa, están divididas en dos lóbulos. En otoño presenta un magnífico color amarillo. Es una especie dioica, es decir, que tiene pies masculinos y pies femeninos. Para formar como bonsái se utilizan los pies masculinos. Aunque los estilos verticales son los más adecuados el ginkgo, es el único árbol con un diseño exclusivo para él: se cultiva en forma de llama. Para conseguir una ramificación abundante, es necesario cultivarlo desde semilla, lo cual hace el proceso mucho más lento. Carlos B, en su blog, nos enseñó un ejemplar muy interesante y nos contó la historia del  Ginkgo de Hiroshima.

Al no ser un bonsai comercial, me costaba encontrar uno, pero a finales  del verano pasado conseguí este pequeño plantón, proveniente de estaca, y cultivado por J.J. Montes desde hace cuatro años...



J.J. Montes me convenció para que me quedara con éste doble tronco, pues aunque tenía algunos más, en su opinión éste era el que tenía más posibilidades de diseño, especialmente para un novato como yo. 

Cuando es joven y debido a que produce una gran cantidad de hojas, hay que trasplantarlo al menos cada 2 años. Cuando madura, se trasplanta cada diez años.  Llevaba en esta maceta cuatro años, por lo que lo trasplanté a finales de enero, aunque lo correcto habría sido trasplantarlo en primavera. El ginkgo necesita un suelo profundo, por lo que elegí una maceta mayor, utilizando mi mezcla habitual de tierra vegetal y picón.  Lo ideal habría sido akadama más volcánica, pero ha respondido perfectamente. El ginkgo prefiere el pleno sol, aunque los ejemplares jóvenes o recién trasplantados hay que resguardarlos del sol intenso, por lo que estos meses ha estado un poco resguardado del sol de mediodía...



Deben llevarse a cabo importantes intervenciones en el aparato radical a principios de primavera, en el momento del engrosamiento de las yemas y antes de que la planta inicie su desarrollo. La poda de raíces debe realizarse en el momento de los trasplantes y con mucho cuidado ya que éstas son muy carnosas y poco numerosas. En un par de años, en el próximo trasplante, recortaré las raíces...

Es conveniente practicar una poda de estructura en invierno, cortando las ramas que estropean la silueta del árbol. Aprovechando que la pérdida de las hojas permitía ver mejor la estructura del árbol, eliminé las ramas que estorbaban.

Hay que ser cuidadosos con la poda y debe evitarse en las zonas más viejas, evitando especialmente las podas drásticas debido a sus problemas para cicatrizar las heridas de la poda, por lo que es conveniente utilizar, incluso en los cortes muy pequeños, algún tratamiento con pasta selladora.  Las ramas se podan en primavera, en el momento del trasplantado. Hay que quitar las ramas que no sean necesarias, podando las otras ramas en aproximadamente 1/3 de su longitud.  

A finales de febrero, enseñando el verde y a punto de brotar...


Desarrolla dos tipos brotes que generan ramas largas y cortas, lo que hay que tener en cuenta a la hora de la poda, ya que las ramas cortas crecen sólo unos milímetros por año, lo necesario para los brotes nuevos del año siguiente. En el caso de las ramas largas, las hojas son alternas y en las ramas cortas aparecen al final de éstas en forma de ramillete. 

Con la llegada del calor, la brotación se ha disparado...



Es conveniente eliminar por despuntado todos los brotes no deseables que aparezcan en el tronco y las grandes ramas, despuntando los brotes de los extremos y eliminando 2 ó 3 hojas por rama. Cuando aparece una segunda generación de yemas, se despuntan y eliminan uno o dos pares de hojas. Después del segundo despuntado se dejan desarrollar los brotes nuevos, cortando las hojas tan pronto hayan endurecido sobre la rama.

No se aconseja defoliar pues obliga al árbol a sobreesfuerzos y no se consigue reducir el tamaño de la hoja. Como no vale la defoliación, el único método recomendable para reducir las hojas consiste en una buena exposición al sol en primavera (con poca luz las hojas son más grandes), acompañada de riegos moderados durante la misma época (más agua, más crecimiento). Los riegos deben ser a fondo y frecuentes (en verano puede necesitar dos riegos diarios), cuando la superficie de la tierra comienza a secarse y evitando tanto el encharcamiento permanente de la tierra como dejarla totalmente seca. Agradece el rociado a fondo del árbol desde mediados de primavera hasta principios de otoño, para limpiar el tronco, las ramas y las hojas del polvo.

Aunque le queda mucho camino por recorrer,creo haber acertado con la elección de este plantón y me gusta el resultado de la pequeña poda estructural que le hice en invierno. 




En definitiva, otro proyecto humilde pero ilusionante para el jardín de ishi kasai...

Saludos