domingo, 19 de febrero de 2017

GINKGO BILOBA BONSÁI: TRASPLANTE Y BROTACIÓN...

Hola amigos

Como sabéis, el Ginkgo biloba es un árbol que me apasiona y aunque hace unos años conseguí uno pequeñín quería uno más formado y de mayor porte. Llevaba mucho tiempo detrás de un buen ejemplar, pero siempre llegaba tarde a la importación de Japón de los distintos proveedores penínsulares. Normalmente los ponen a la venta a finales de enero ó a principios de febrero, después de la cuarentena, pero los árboles buenos se agotan rápidamente ó son muy caros. El caso es que a finales de septiembre, me puse en contacto con Antonio, de Bonsaionline, quién suele tener buenos árboles, aunque a la altura del año en que estábamos no tenía muchas esperaranzas. Le mandé un correo y en menos de un minuto me contestó que tenía un bonito ejemplar a muy buen precio. 

Esta fué la primera foto que me mandó... 


Era más o menos lo que buscaba, el substrato era el de origen y la maceta no me gustaba, pero el precio estaba muy bien y rápidamente llegamos a un acuerdo. Decidimos esperar a que otoñase completamente para hacer el envío, pues quería que el árbol no alterase su ciclo natural por el cambio del clima granadino al canario. Antonio, tan profesional como siempre, me fué enviando fotos con los diferentes cambios del árbol.

Así estaba con su precioso tono dorado otoñal. Esta foto me la mandó a principios de noviembre...


No sé si conseguiré repetir este tono dorado en Canarias, porque el Ginkgo como casi todos los caducos necesita sentir el frío para otoñar y en Canarias, afortunadamente, tenemos un clima primaveral constante.

A finales de noviembre, estaba completamente otoñado...


Después de esta foto decidimos que era el momento del envío. Para evitar el atasco de las fiestas navideñas se envió a principios de diciembre y pese a haber pagado envío urgente 72 horas por Correos, el árbol tardó en llegar 22 días, cuando ya lo daba por perdido en aduanas. Ya sé que me quejo constantemente, pero ésta es una muestra más de lo que nos cuesta a los canarios traer bonsáis y material para bonsái desde la península. No todos los vendedores envían a Canarias y además de los elevados gastos de envío, corremos el riesgo de perder la compra en aduanas...

Para ahorrar en futuros gastos de envío, aproveché para comprarle a Antonio unas tijeras cortabrotes Ryuga de acero inoxidable, que tenía también a buen precio. Así estaba el Ginkgo justo después del momento unboxing...


Después de 22 días encerrado en una caja, el árbol llegó a punto de brotar, hinchando yemas y asomando ya el verde en alguna de las puntas. Como el substrato era el de origen, decidí trasplantarlo enseguida, aprovechando la visita navideña de mi amigo Salva, del blog Pasión por el ShohinLe tenía preparada otra maceta pero el árbol era más pequeño de lo que había calculado y no le iba bien. Afortunadamente Salva tenía guardada esta maceta esmaltada con un bonito color azul y me la regaló...



Como se ve, tenía un buen pan de raíces .Usé akadama y picón, mi mezcla habitual...


Para no correr riesgos, lo cubrí con musgo Sphagnum...


Aunque a mí me gusta mucho, quizás le hubiese venido mejor una maceta más baja y un poco más pequeña, pero a los Ginkgos les gustan las macetas profundas, por lo que ésta le vendrá bien por unos años. Como estaba adelantado, la última semana de enero lo aboné fuertemente con abono sólido japonés de liberación lenta y a principios de febrero empezó a brotar...


Otro detalle de la brotación ...


 Y así estaba esta mañana, totalmente brotado...



P.D.  El Ginkgo es un árbol muy particular. Su diseño habitual en forma de llama no deja mucho espacio a la imaginación ni a la creatividad del bonsaísta por lo que entre los puristas tiene más detractores que seguidores y seguramente no les falta razón. Además no reduce el tamaño de la hoja con el defoliado, hay que alambrarlo con mucho cuidado, es muy lento en su crecimiento, cicatriza muy mal y tiene riesgo de pudrición en las raíces, pero a mí es un árbol que me gusta muchísimo y se ha convertido en un nuevo inquilino del jardín de Ishi Kasai.

Saludos

viernes, 27 de enero de 2017

ANTES DE ENTRAR, DEJEN SALIR...

Hola amigos

Un error habitual entre los novatos del bonsái, especialmente al principio de  nuestra  afición,  consiste en acumular y acumular árboles, plantones, esquejes, prebonsáis y bonsáis como si no hubiera un mañana y yo, lógicamente no iba a ser menos. Hubo un momento en que en mi jardín tenía alrededor de cien arbolitos - palos en su mayoría - a los que dedicaba mucho tiempo y ninguno estaba atendido como se merecía.

Fué en la primera visita de Salva cuando definitivamente comprendí que iba por el camino equivocado. Tener buenos árboles requiere de tiempo, esfuerzo y dedicación. Lo ideal es revisarlos a diario, para ver si tienen falta de agua o si les ha entrado alguna plaga, pero si por falta de tiempo nos dedicamos solamente a regar cada dos o tres días, de forma rápida y sin apenas prestarles atención es cuando nuestros proyectos se estancan y empiezan a aparecer los problemas. Cada especie tiene su calendario y sus cuidados son diferentes. Hay que regar, abonar cuando toque, fumigar, alambrar, desalambrar, podar, trasplantar cada dos o tres años y para todo esto disponemos de un tiempo determinado a repartir entre todos nuestros proyectos.

El tiempo que dedicamos a proyectos que no van a ninguna parte se lo quitamos a aquellos que tienen ciertas posibilidades de convertirse en proyectos interesantes de futuro. Eso sin contar el dinero que gastamos en macetas, abono, sustratos, alambres... y las frustraciones que nos genera la muerte de nuestros bonsáis ó en el mejor de los casos,  comprobar que no evolucionan o avanzan como deberían. No debemos tener ni un sólo árbol más de los que podamos atender en condiciones...

El caso es que siguiendo los consejos de Salva, me propuse reducir drásticamente mi colección y ya en una primera fase, durante el pasado verano, regalé varios ejemplares. Concretamente varias Sabinas canarias, Acebuches, Lentiscos, un Podocarpo, un Tejo, una Operculicaria, una Serissa y algunos más que ahora no recuerdo y que repartí entre algunos amigos y compañeros de afición, quedándome con alrededor de treinta árboles, pero aún así, seguían siendo muchos.  
En una segunda fase y como estrategia a seguir en el futuro me planteé  deshacerme de dos árboles por cada uno nuevo que fuese a comprar  y como las pasadas Navidades tenía un Gynkgo biloba y un Nejikan en camino, decidí poner a la venta varios de mis arbolitos. Concretamente elegí cuatro de tamaño Shohin, de mayor calidad que los primeros y que había comprado a través de internet. Llevaban entre tres y cinco años conmigo y les tenía mucho cariño pues los había trabajado y encaminado durante algunos años, pero tenía que elegir y elegí a éstos...

El primero de ellos fué este bonito shohin de Cotoneaster horizontalis....


En segundo lugar esta pequeña Higuera...


En tercer lugar esta Metasequoia...


Y por último esta pequeña Pyracantha...


Lógicamente como tenía prisa por hacer hueco en mi jardín a los nuevos inquilinos, tenía que ponerlos a la venta a un precio razonable, incluso me atrevería a decir que casi simbólico pues  los potenciales compradores debían vivir en la isla a la que ya estaban perfectamente aclimatados. Como el mercado aquí es muy pequeño o eso pensaba yo, me propuse regalarlos si antes de que llegasen los nuevos no conseguía venderlos pero el caso es que puse un anuncio en un portal de internet y en apenas una semana los vendí todos. 

P.D. Con la venta de estos árboles no gané ningún dinero, al contrario, los vendí por debajo de lo que me costaron en su día, pero he conseguido dos objetivos: reducir mi colección mejorando la calidad de la misma con los nuevos inquilinos y sumar nuevos aficionados a este mundo del Bonsái.

Saludos

jueves, 19 de enero de 2017

EXPOSICIÓN DE BONSÁI DE PARLA...

Hola amigos

Los pasados días 13-14 y 15 de enero el Club Amigos del Bonsai de Parla organizó la II Exposición Benéfica de Bonsai, cuyos beneficios iban destinados íntegramente a la Asociación Parque de las Sonrisas. Esta magnífica iniciativa ha ido acompañada de unos árboles de una calidad inmensa y según cuentan los que han tenido la suerte de asistir, lo mejor que se ha visto desde Alcobendas.

Desgraciadamente la distancia nos impide asistir a éste y otros eventos que se celebran en la Península pero tenemos que agradecer el trabajo del compañero A.M. del blog  AM Bonsái quién nos acercó la exposición a través de un magnífico reportaje que colgó en su blog.

Además hemos tenido la suerte de contar con este vídeo de extraordinaria calidad,  realizado por Diego Albarrán, del blog Caminando entre bonsáis y que ha subido a su canal de Youtube, al que os recomiendo que os suscribáis.  

Merece la pena verlo.



Saludos

sábado, 14 de enero de 2017

ULLASTRE: TRASPLANTE Y CAMBIO DE FRENTE...

Hola amigos.

Aunque ya haya salido un par de veces en el blog, este Ullastre no había podido ser presentado en sociedad hasta hoy. Este árbol es muy importante para mí, porque significó el comienzo de una nueva etapa, con la que pretendía dar  un salto de calidad en mi colección. Siguiendo los consejos de Salva, del blog  Pasión por el bonsái decidí apostar por árboles de calidad ó proyectos ya avanzados frente a los plantones de vivero ó los habituales bonsáis comerciales de grandes superficies que cultivaba en mi jardín. 

Llegó a mis manos hace ya casi dos años, a través de  Salva, y creo que es uno de los mejores árboles de mi colección, o al menos de los que más futuro tiene.

Así era la primera foto que me enviaron...


Como se puede apreciar, tiene un buen nebari, conicidad, movimiento, una preciosa madera muerta ya trabajada y el anterior propietario había conseguido una ramificación muy buena. Además venía plantada en una preciosa maceta hecha a medida, por Mª José González. El flechazo fué instantáneo y enseguida cerramos un acuerdo...

Al poco tiempo de llegar a mi jardín sufrió una plaga de cochinilla lapa que solucioné con un cepillo, alcohol de quemar y mucha paciencia ...


 Aquí se puede apreciar mejor...


Era una especie desconocida para mí y creo que descuidé un poco su riego, confiando en que los ullastres necesitaban poca agua y volvió a sufrir otra plaga, en este caso de cochinilla algodonosa que le hizo perder algo de verde.

Ya desde la primera vez que Salva lo vió, me aconsejó el cambio de frente porque desde el actual no se veía el nacimiento de la vena viva, por lo que había que corregirlo. En verano daba muestras de tener el substrato degradado por lo que decidí trasplantarlo aprovechando la siguiente visita de Salva, a finales de diciembre...


Nos pusimos manos a la obra y se le hizo una limpieza de raíces, un ligero pinzado y se alambró para colocar las ramas para adaptarlas al nuevo plantado. Utilizamos la mezcla habitual de akadama y picón y  se recubrió con musgo Sphagnum para no correr riesgos...



 Aquí se ve mejor el nuevo frente...


  Así estaba esta mañana...


P.D. Aunque ya he controlado la plaga de cochinilla algodonosa y la de cochinilla lapa ya es historia, tengo que ser más estricto con la prevención de plagas. Un tratamiento fitosanitario preventivo y un correcto abonado evitan la aparición de hongos y plagas y garantizan la correcta salud de nuestros bonsáis. Me lo apunto...
  
 Saludos

domingo, 8 de enero de 2017

KEISHA EN GRAN CANARIA II

Hola amigos

Estas Navidades y como ya viene siendo habitual en los últimos años cada vez que viene a Gran Canaria,  he recibido de nuevo en casa la visita de Salva, del blog  de Keisha.

La que comenzó siendo una relación de camaradería a través de nuestros blogs como con muchos de ustedes, se ha convertido, o así lo considero yo,  en una relación de verdadera amistad. Sin duda alguna, ha sido una influencia muy positiva y de no ser por él continuaría perdido en este mundillo. 

Como siempre, Salva venía con las ideas bien definidas y los trabajos perfectamente planificados, por lo que teníamos que aprovechar la jornada. 

Una cosa que he aprendido es que los calendarios de trabajo en Canarias no sirven para mucho y que son los propios árboles los que nos indican cuando pueden ser trasplantados. Pese a estar a finales de diciembre, teníamos temperaturas superiores a los 20ºC y muchos árboles estaban empezando a brotar y otros estaban ya hinchando yemas, por lo que estábamos decididos a hacer varios trasplantes. Había mucho trabajo por hacer y desde muy temprano nos pusimos manos a la obra.

Empezamos por un precioso Ullastre, que compré hace un par de años por recomendación suya. Tenía el substrato agotado y le costaba mucho drenar, por lo que había que trasplantar cuanto antes.


A continuación nos pusimos con la Duranta, que también tenía el substrato agotado y pedía un trasplante a gritos. Aproveché para cambiarle el frente, pero esto lo contaré detenidamente en una próxima entrada...


Si bien en anteriores visitas era Salva el que trabajaba mientras yo me limitaba a observar atentamente, en esta ocasión y ante la mirada atenta del "Maestro" el trabajo lo realizamos al alimón. Mientras el trasplantaba el ullastre, yo desalambraba la Duranta y le hacía una poda de aclareo y mientras el seleccionaba ramas en el Nejikan ...

  
 yo trasplantaba mi nuevo Gynkgo...


También hubo tiempo para seleccionar ramas e injertar un nuevo ápice a mi Ficus Cobaya...




Como ven, no hemos tenido tiempo para aburrirnos y ya tengo ganas de que Salva vuelva a Gran Canaria, para volver a disfrutar de una nueva jornada de bonsái entre amigos.

P.D.Estos dos últimos árboles, el Granado Nejikan y el Gynkgo Biloba, llegaron a casa en forma de regalo de Navidad hace apenas una semana y los presentaré en sociedad convenientemente de forma individual en próximas entradas del blog, explicando detalladamente los trabajos que se les ha hecho.

Saludos



sábado, 10 de diciembre de 2016

KUNIO KOBAYASHI. BONSÁI CON MAYÚSCULAS...



Hola amigos

Coincidiendo con el décimoquinto aniversario de Bonsai Empire, el Maestro de Bonsái japonés, Kunio Kobayashi, concedió esta  entrevista al canal especializado en la que reflexiona sobre su concepción del bonsái y como ha evolucionado a lo largo de 40 años de dedicación al mundo del bonsái. Después de tantos años ha abandonado el diseño dirigido a ganar premios y dinero mediante la creación de árboles con formas perfectas para centrarse en resaltar las auténticas líneas del bonsái, que son las que cuentan el sufrimiento por el paso del tiempo y la verdadera historia del árbol, una historia que cambia al mismo tiempo que cambia la visión del artista...





Más reciente es esta otra entrevista, también a Bonsai Empire en la que nos explica con claridad y de forma simple y sencilla como el paso del tiempo debe contarnos la  historia de un bonsái, la importancia de los espacios en el diseño y como la verdadera tarea de un artista del bonsái es resaltar lo bueno que tiene un árbol y esconder lo malo para expresar el auténtico carácter del bonsái. 


Les recomiendo su visionado así como la suscripción al canal de Youtube de Bonsai Empire.
Sin duda alguna, Bonsái con mayúsculas...


domingo, 27 de noviembre de 2016

FICUS COBAYA: UN NUEVO COMIENZO...

Hola amigos.

El protagonista de esta nueva entrada es un Ficus microcarpa tigerbark comercial con el que he venido experimentando desde el inicio de mi afición.  Me ha servido de auténtico bonsái cobaya y ha sufrido como ningún otro todo mi proceso de aprendizaje. 

Esta es la primera foto que tengo de él...


En mi primera visita al Centro de bonsái El Valle, se inició su proceso de transformación. Decidimos acodar la rama superior y designar un nuevo ápice. El acodo fué todo un éxito.

Así quedó una vez separado el acodo...


A partir de ahí tocaba cultivarlo. Estuvo un par de años engordando y creciendo sin control en su maceta de cultivo, sin más cuidado que el riego y el abonado. Y lo que pasa con los ficus - y con los bonsáis en general - es que cuando no se les presta demasiada atención y se les deja crecer libremente, se te escapan de las manos. El árbol estaba en perfectas condiciones de cultivo y crecía con fuerza pero en una visita de mi amigo Salva, del blog Pasión por el shohin  apasionado de los ficus como yo, decidimos trasplantarlo, defoliarlo y alambrarlo. Fué entonces cuando empezaron a aparecer los defectos...

Raíces que habían engordado mucho...

 Aprovechamos el trasplante para eliminar tramos demasiado rectos y largos ....


Como le habíamos metido mucha caña, tocaba recuperarse y esperar, al menos un año. Así estaba a principios de octubre...


Como saben la paciencia no es uno de mis fuertes y como en Canarias estábamos en pleno verano (aquí el verano comienza realmente en septiembre) y con temperaturas que rozaban los treinta grados, me arriesgué a defoliarlo, eliminar algunos brotes y alambrarlo...


Y ahí fué cuando definitivamente comprendí que con esta estructura no iba a ninguna parte.  El diseño del árbol no tenía ningún sentido y tocaba empezar de nuevo. Desistí de alambrarlo y pensé directamente en cortar. Recordaba unas palabras de Salva en las que me decía que cuando fuese a diseñar un árbol me quedase solamente con lo que servía para el diseño y eliminase todo lo demás, así que le envié unas fotos  y le dije que estaba pensando en un nuevo comienzo, con una solución drástica. Leyéndome el pensamiento y sabiendo perfectamente lo que me rondaba la cabeza me animó a seguir mis instintos y a arriesgarme.

Así pues decidí salvar lo bueno que había en el árbol: un buen nebari, buen movimiento, algo de conicidad que había que mejorar y poco mas. El resto no aportaba nada. Fué entonces cuando ví claramente por donde tenía que cortar. 

A grandes males, grandes remedios...


Esta operación, no exenta de riesgos,  se puede hacer en octubre con un ficus sano y en un clima como el canario, porque si no el resultado podría haber sido desastroso. Lo normal es que el árbol reventase por todas partes pero existía una posibilidad cierta de que no se recuperase y terminase en la barbacoa. 

En menos de un mes empezaron a verse puntitos verdes por lo que una vez pasado el peligro, tocaba esperar a que brotase por los puntos adecuados.

Esta foto es de hace un par de semanas...


Y  así estaba esta mañana...


Como ven, la operación ha sido un éxito. No sólo ha brotado fuertemente, sino que lo ha hecho por lo puntos adecuados y necesarios para un nuevo diseño y si no, en aquellos lugares por donde no ha brotado aún, tengo varias opciones para elegir rama para injertar.  

Los ficus hay que trabajarlos cuando hace calor, por lo que esperaré para trabajarlo. Aunque hay que eliminar varios brotes, lo dejaré tirar hasta el verano, cuando los brotes hayan lignificado para poder hacer los injertos. Tengo que injertar en el exterior de la primera curva y designar un nuevo ápice,  seguramente por el método de injerto de taladro.Será entonces cuando decida definitivamente, cual es el frente, con que ramas me quedo y con cuales no. Hasta entonces, tranquilidad y buenos alimentos...

P.D. Despues de tanto maltrato, el ficus cobaya tiene posibilidades de convertirse en un buen Shohin, aunque le queda un largo camino por delante.
Saludos