viernes, 27 de enero de 2017

ANTES DE ENTRAR, DEJEN SALIR...

Hola amigos

Un error habitual entre los novatos del bonsái, especialmente al principio de  nuestra  afición,  consiste en acumular y acumular árboles, plantones, esquejes, prebonsáis y bonsáis como si no hubiera un mañana y yo, lógicamente no iba a ser menos. Hubo un momento en que en mi jardín tenía alrededor de cien arbolitos - palos en su mayoría - a los que dedicaba mucho tiempo y ninguno estaba atendido como se merecía.

Fué en la primera visita de Salva cuando definitivamente comprendí que iba por el camino equivocado. Tener buenos árboles requiere de tiempo, esfuerzo y dedicación. Lo ideal es revisarlos a diario, para ver si tienen falta de agua o si les ha entrado alguna plaga, pero si por falta de tiempo nos dedicamos solamente a regar cada dos o tres días, de forma rápida y sin apenas prestarles atención es cuando nuestros proyectos se estancan y empiezan a aparecer los problemas. Cada especie tiene su calendario y sus cuidados son diferentes. Hay que regar, abonar cuando toque, fumigar, alambrar, desalambrar, podar, trasplantar cada dos o tres años y para todo esto disponemos de un tiempo determinado a repartir entre todos nuestros proyectos.

El tiempo que dedicamos a proyectos que no van a ninguna parte se lo quitamos a aquellos que tienen ciertas posibilidades de convertirse en proyectos interesantes de futuro. Eso sin contar el dinero que gastamos en macetas, abono, sustratos, alambres... y las frustraciones que nos genera la muerte de nuestros bonsáis ó en el mejor de los casos,  comprobar que no evolucionan o avanzan como deberían. No debemos tener ni un sólo árbol más de los que podamos atender en condiciones...

El caso es que siguiendo los consejos de Salva, me propuse reducir drásticamente mi colección y ya en una primera fase, durante el pasado verano, regalé varios ejemplares. Concretamente varias Sabinas canarias, Acebuches, Lentiscos, un Podocarpo, un Tejo, una Operculicaria, una Serissa y algunos más que ahora no recuerdo y que repartí entre algunos amigos y compañeros de afición, quedándome con alrededor de treinta árboles, pero aún así, seguían siendo muchos.  
En una segunda fase y como estrategia a seguir en el futuro me planteé  deshacerme de dos árboles por cada uno nuevo que fuese a comprar  y como las pasadas Navidades tenía un Gynkgo biloba y un Nejikan en camino, decidí poner a la venta varios de mis arbolitos. Concretamente elegí cuatro de tamaño Shohin, de mayor calidad que los primeros y que había comprado a través de internet. Llevaban entre tres y cinco años conmigo y les tenía mucho cariño pues los había trabajado y encaminado durante algunos años, pero tenía que elegir y elegí a éstos...

El primero de ellos fué este bonito shohin de Cotoneaster horizontalis....


En segundo lugar esta pequeña Higuera...


En tercer lugar esta Metasequoia...


Y por último esta pequeña Pyracantha...


Lógicamente como tenía prisa por hacer hueco en mi jardín a los nuevos inquilinos, tenía que ponerlos a la venta a un precio razonable, incluso me atrevería a decir que casi simbólico pues  los potenciales compradores debían vivir en la isla a la que ya estaban perfectamente aclimatados. Como el mercado aquí es muy pequeño o eso pensaba yo, me propuse regalarlos si antes de que llegasen los nuevos no conseguía venderlos pero el caso es que puse un anuncio en un portal de internet y en apenas una semana los vendí todos. 

P.D. Con la venta de estos árboles no gané ningún dinero, al contrario, los vendí por debajo de lo que me costaron en su día, pero he conseguido dos objetivos: reducir mi colección mejorando la calidad de la misma con los nuevos inquilinos y sumar nuevos aficionados a este mundo del Bonsái.

Saludos

5 comentarios:

  1. Hola Ishi Kasai, tienes toda la razon pero no nos damos cuenta hasta que no empezamos a subir peldaños en aprendizaje practica , siempre buscamos mejorar y no en la cantidad si no en su calidad , yo llevo un par de años restando cantidad pero cuesta deshacerse de proyectos que aunque no tengan mucho futuro les tenemos mucho cariño , para mejorar solo se pueden tener los que realmente puedas formar ,con todos los trabajos necesarios .

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Santi. Comoo dices a medida que vamos aprendiendo preferimos calidad a cantidad y es cierto que cuesta desprenderse de los primeros árboles pero en este caso eran todos árboles comerciales que me han servido para practicar y han cumplido su misión pero si quiero tener bien atendidos al resto tengo que reducir. Y aún así todavía me queda otra fase para más adelante. De aquí al verano quiero quitarme otros diez.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Ishi,
    totalmente de acuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos. Creo que no hay otra manera si queremos tener nuestros árboles bien atendidos.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola!!! Podrias darme algun consejo sobre el cuidado, poda y demas de la metasequoia??
    Cuando es aconsejable transplantar? Quiero que aguante el verano con el sustrato que traia de tienda y luego transplantar y podar algunas ramas.
    La primera semana varias hojas se pusieron marrones supongo que por el cambio a exterior.
    De todas formas si puedes darme algun consejo lo agradezco ya que solo he encontrado algo de informacion en infojardin y poco mas.
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar